PORQUÉ NO VOTAR A MACRI

En uno de los territorios más ricos del mundo vive un pueblo con más del 35% de sus habitantes bajo la línea de pobreza e indigencia, trabajadores con temor a perder su trabajo, comerciantes y pequeños empresarios en riesgo frente al achique del mercado interno del que viven, jubilados del PAMI con menor cobertura de medicamentos y prestaciones médicas, estudiantes universitarios con pocas perspectivas de futuro, niños y jóvenes que estudian en difíciles condiciones, docentes obligados a luchar no solo por un salario digno sino en defensa de la supervivencia de la escuela pública.

Argentina es un país rico pero empobrecido, saqueado por empresas transnacionales como las mineras que se llevan las riquezas y como mejor pago nos dejan aguas contaminadas con cianuro, o aquellas que destruyen bosques nativos para seguir avanzando con la soja y como legado nos quedamos con los residuos del glifosato.

Vemos al presidente Macri muy apurado en sacar las retenciones a mineras y el campo pero hace enormes esfuerzos en ponerle un límite a los reclamos paritarios de los trabajadores por debajo de la inflación.

Desde Movimiento Emancipador creemos indispensable discutir el modelo productivo de nuestro país. Estamos frente a un gobierno pro mercado que impulsa un modelo agro minero exportador y la especulación financiera, que favorece a unos pocos y ricos sectores (empresas multinacionales, sector financiero bancario, importadores, empresarios administradores de servicios públicos, oligarquía agroganadera, sector minero, sojero y petrolero exportador, grandes medios de comunicación) en desmedro del conjunto de la población.

Los tarifazos, la apertura de importaciones, la libre remisión de utilidades, la fuga de capitales, el exponencial endeudamiento externo y las tasas usurarias de interés solo contribuyen a desindustrializar nuestro país, incrementando el desempleo, la pobreza y la desigualdad.

La implementación de políticas neoliberales habilitaron una extraordinaria fuga de divisas y capitales al exterior, que no se invierten en el país. La deuda externa se ha incrementado en tan solo un año y medio en usd 97 mil millones de dólares, hipotecando nuestro futuro. Es lícito preguntarnos a dónde fue esa plata.

Claramente, los perdedores de estas políticas somos los trabajadores asalariados (formales e informales), los cuentapropistas, los jubilados, los comercios barriales, las Pymes y las economías regionales.

En este modelo de explotación, exclusión social y dependencia extranjera no hay ninguna posibilidad para nuestro pueblo. Advertimos que este modelo solo cierra con represión, la criminalización de la protesta social y la estigmatización de los trabajadores.

Aunque este panorama es desalentador creemos que es posible cambiar el rumbo de nuestra Patria y llevarla a un destino donde todos podamos realizarnos como personas y como una comunidad integrada. El desafío es grande, pero posible.

Urge pensar y construir un programa político que nos libere de este mal trance. Acercamos algunas de las medidas que nos resultan imprescindibles:

 

  • Reforma Constitucional para la Refundación de un Nuevo Estado Democrático, soberano y garante del bien común y la inclusión social, que desarme las estructuras del privilegio, impulse y defienda los intereses de nuestro pueblo con participación directa de la comunidad en la toma de decisiones.
  • Recuperación y control estatal de nuestros recursos naturales (hidrocarburos, agua, tierra y minerales) y los servicios públicos.
  • Investigación parlamentaria sobre el origen y legitimidad de la deuda externa. Cumplimiento del fallo del juez Ballesteros (2000).
  • Reforma financiera. Derogación de la ley de entidades financieras de la dictadura. Nueva Ley que conciba al crédito como servicio público orientándolo al desarrollo de la industria nacional, el trabajo, el acceso universal a la vivienda y la preservación del ahorro nacional.
  • Reforma tributaria que grave las rentas financieras, el juego y las grandes utilidades, modificando el carácter regresivo del actual modelo impositivo.
  • Plan Agrario Nacional que garantice el acceso a la tierra, la soberanía alimentaria e involucre la creación de una Junta Nacional de Granos para su comercialización.
  • Reindustrialización para el pleno empleo. Políticas en defensa del mercado interno, la protección del trabajo y la industria nacional. Desarrollo de un sistema nacional de investigación y desarrollo científico-técnico que involucre la industria ferroviaria, naviera, aeronáutica, farmacéutica, alimenticia y otras áreas estratégicas como la energía, articulado a la conformación de un polo de empresas estatales.
  • Plan Integral de transporte multimodal. Creación de una corporación estatal que articule el transporte ferroviario, carretero, fluvial, marítimo y aeronáutico, tanto de cargas como de pasajeros. Reapertura de los talleres ferroviarios.
  • Creación de laboratorios públicos de medicamentos para terminar con el culto a la ganancia de los laboratorios por sobre el respeto a la vida y el ser humano.
  • Control de precios mediante intervención del Estado en toda la cadena de valor de los productos de la canasta familiar, asegurando la provisión de alimentación variada, sana y abundante para todos.
  • Impulso a la educación pública de calidad, adecuada a las exigencias científicas y tecnológicas de la época, con formación en valores humanitarios, que contribuya al desarrollo de una conciencia crítica, creativa y no imitativa, nacional y latinoamericana. Jerarquización de la carrera docente, con salarios y condiciones dignas de trabajo.
  • Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que garantice el derecho a la información y expresión de los distintos sectores de nuestra comunidad, impida el monopolio de las grandes empresas mediáticas y propicie la creación de medios de comunicación alternativos.
  • Integración autónoma de Latinoamérica. Fortalecimiento y Consolidación del MERCOSUR, la UNASUR y la CELAC para avanzar hacia políticas comunes en distintas aéreas estratégicas como Salud, Educación, Defensa, Seguridad, Finanzas, Transporte e Infraestructura, a partir de la constitución de instituciones y empresas multiestatales latinoamericanas con la participación de la comunidad.
  • Reclamo inclaudicable de la soberanía Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwinch del Sur. Sanciones penales y económicas a las empresas de hidrocarburos y pesqueras que operen ilegalmente dentro de la plataforma continental argentina.

 

Te invitamos a participar en El Centro Político, Social y Cultural “El Plumerillo”- Movimiento Emancipador para reflexionar y pensar una nueva realidad e impulsarla con actividades en nuestros barrios.

 

CARAS-EXTERIORES-PORQUE-NO-VOTAR-A-MACRI    CARAS-INTERIORES-PORQUÉ-NO-VOTAR-A-MACRI

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *