UBA S.A.: empresas transgénicas en la universidad pública

15/11/2017 Investigación exclusiva: MU accedió a 10 convenios entre empresas de agronegocios y la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. Monsanto, Bayer y Syngenta, entre otras, firmaron acuerdos...

Continuar leyendo →

Noticias

A 99 años del nacimiento de Rolando García

IMG_20180222_135718
Hoy, 20 de Febrero del 2018, se cumple el 99° aniversario del nacimiento del científico y pensador argentino Rolando García (que falleció en el 2012 a los 93 años en la Ciudad de México).
Rolando, Doctor en Meteorología, fue referente del ámbito científico-tecnológico; vicepresidente fundador del CONICET, cofundador de la Universidad Nacional del Sur (Bahía Blanca),y recordado decano de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UBA entre 1957 y 1966 (no solo por su participación en la “Noche de los Bastones Largos”, sino por las reformas que llevó a cabo). Dueño de una prolífica y activa carrera en el ámbito político-académico nacional, mexicano y latinoamericano, impulsó la creación del Departamento de Industrias y del Instituto de Cálculo de la UBA, del Instituto de Investigaciones Bioquímicas (actual Instituto Leloir) y de la compra de la primera computadora académica de Sudamérica (la recordada “Clementina”). También fue un destacado epistemólogo, donde se destacan sus trabajos en colaboración con Jean Piaget, así como su teoría de los Sistemas Complejos que proveyó de fundamentación a la investigación interdisciplinaria.
Pese a despertar polémica y rechazo en algunos sectores de la comunidad científica y la derecha local, Rolando no concebía su labor académica por separado de la realidad nacional, y la orientación ideológica. En este sentido, se puede destacar su participación, en la década del ’70, en el Consejo Tecnológico del Movimiento Nacional Justicialista, desde donde se elaboró un ambicioso programa político que no pudo ser llevado a cabo por la turbulencia política de la época. Rolando pensaba a la institución científica como un complejo sistema social que no estaba ajeno a los contextos socio-culturales y que respondía a diferentes intereses. Sostenía que gran parte de la ciencia obedecía (y obedece) a las necesidades del mercado, que no siempre son las de la comunidad.
En el actual contexto de amplio ajuste en todo el sector científico-tecnológico nacional debemos nuevamente apoyarnos en su pensamiento. A sólo dos meses de iniciado el 2018, los despidos en el INTI y el SENASA, los recortes en CONICET, CNEA, INTA, el cierre de fábricas de Fabricaciones Militares, entre otros tristes sucesos recientes, no ponen en jaque solamente al complejo científico-tecnológico nacional, sino a cualquier proyecto emancipador que pueda tener nuestro país con el objetivo de garantizar condiciones de vida dignas para todos sus habitantes.
En palabras de Rolando: «El objetivo de la política científica nacional no es la ciencia, es el país. El centro de interés no es el hombre de ciencia, es el hombre, el hombre de todos los rincones del país y todos los hombres del país.»